Violando los tiempos del proceso legislativo al no circular el dictamen con 48 horas de anticipación, el Congreso Local aprobó la modificación de la Constitución del Estado, que dará paso a la remoción al Fiscal General del Estado.

La discusión del dictamen puso en evidencia la división de la bancada panista pues sus diputados Nora Lagunes y Enrique Cambranis apoyaron a Morena en la votación.

El documento, obtuvo 39 votos a favor y 11 en contra; Morena, dijo que esto es “para salvaguardar el interés público y social de la sociedad Veracruzana”.

Mientras el PAN aseveró que remover a fiscales desde el Congreso es un exceso y daña la autonomía del órgano impartidor de justicia; los legisladores de mayoría señalaron que solo aplicaba para los “malos fiscales”.

La iniciativa por la que se adiciona la fracción XLIV, del artículo 33 de la Constitución Política del Estado, prevé que el Congreso del Estado asuma una función de contrapeso en relación a la Fiscalía General del Estado (FGE), respecto a la facultad de remover al titular de ese órgano autónomo.

De esta manera, se plantea agregar la citada fracción y establecer como facultad del Congreso del Estado “remover al Fiscal General por el voto de las dos terceras partes de los miembros del Congreso”.

Al respecto y a pesar de que la remoción del Fiscal ya había sido regulada; MORENA argumentó que las facultades del Congreso tienen una limitante en su función soberana de equilibrio Constitucional en relación a la Fiscalía General.

Lo anterior al observar, dentro de sus facultades, una participación acotada en el proceso de designación y remoción del titular de dicho organismo constitucional.

Los legisladores, promotores de las iniciativas señalaron que el Poder Legislativo, como creador de la Fiscalía General, “ha sido el responsable histórico de dotarle de una garantía normativa de actuación e independencia en su estructura orgánica y funcional para el desarrollo de sus fines, debido a su importancia social”.

Dejar respuesta