Foto ilustrativa -cortesia-

Por Armando Rojas Arévalo.- JORGE: la sociedad está harta de la deshonestidad, el influyentísimo, la corrupción y la impunidad que permean en el país, motivos por los cuales buscó un cambio, dijo LÓPEZ OBRADOR al recibir su constancia como Presidente Electo, el miércoles pasado.

Mientras pronunciaba su discurso, yo ya tenía varias horas haciendo filas para trámites de mi jubilación. Empero, ahora resulta que, de acuerdo a la Ley de 2007 del ISSSTE que promulgó CALDERÓN siendo MIGUEL ÁNGEL YUNES titular de ese organismo, si tuviera millón y medio en el fondo de aportaciones o ahorros podrían darme ya mi pensión vitalicia, pero como no los tengo debo trabajar cinco años más para llegar a una antigüedad de 25 años y tener una pensión básica.

Llevé mis hojas únicas de servicio de la UNAM, INEA y los gobiernos de Chiapas y Morelos donde he prestado mis servicios, a unas oficinas del PENSIONISSSTE en Coyoacán, y no las aceptaron. Las que estaban digamos “en regla” fueron las de la UNAM tienen que ser acompañadas –todas, en adelante- por las respectivas cartas patronales que las certifiquen. Imagínate, en la UNAM tardaron dos meses en dármelas, y en el INEA tendría que ir personalmente a las delegaciones en Nayarit y Michoacán en las cuales fui titular, para lo mismo.

Las de Morelos y Chiapas fueron constancias laborales, porque a fuerza deben ser hojas únicas de servicio. Le expliqué al joven de la ventanilla 14 que en esos estados no dan esos documentos, más que constancia, y nada.

Me preguntaba si la lucha contra la corrupción abarca también al maldito burocratismo, porque, mira, hoy, precisamente hoy, se cumplen ¡tres meses! de que espero me den cita con el oftalmólogo en el hospital de especialidades del ISSSTE en Churubusco. Aclaro, fecha para la cita con el médico. Si has tenido esa experiencia tardan cuando menos cinco meses para que el especialista te reciba. Están buenos para una emergencia.

Hace dos semanas, aprovechando mis vacaciones me di a la tarea de ver lo de mi jubilación en el Seguro Social (porque en otros trabajos he estado incorporado en ese sistema) y resulta que tengo dos afiliaciones y para conciliarlas deben hacer una búsqueda manual que tarda entre 12 y 14 meses. De veras, criminales.

IMSS e ISSSTE son las dos instituciones de seguridad social que están convertidas en un lastre para los mexicanos que se encuentran en ellas. El burocratismo, nefasto, odioso y estúpido, es una forma de corrupción. Vas a cualquier ventanilla y las empleadas te atienden como si te hicieran un favor, cuando están de buenas, después de tomar su coca, su torta o los churromais, pero si durmieron malo o se pelearon con el marido, el amante o el novio te mandan a sacar copias de cualquier cosa, como el español: Nomás por joder.

Que esa advertencia de AMLO, de que “ninguna tentación me quitará la autenticidad ni desviará mi camino por la búsqueda del humanismo y la fraternidad”, llegue a esas instancias. No son sólo la imposición, los fraudes electorales, la violencia, la impunidad y la corrupción de cuello blanco las lacras contra las que hay que luchar, sino también el burocratismo. Después de todo, como él lo dijo, “la gente votó para que exista un verdadero Estado de derecho

EN CIUDAD JUÁREZ, LÓPEZ OBRADOR hizo un llamado el lunes a la ciudadanía al perdón, no al olvido. Día y medio después, ELBA ESTHER fue absuelta de los delitos de lavado de dinero y delincuencia  organizada. ¿Coincidencia? No sé, pero resulta curioso, también, que ROCÍO NAHLE, virtual secretaria de Energía, declaró la semana pasada haya dicho que no habrá “cacería de brujas” o “quiñazo” contra ROMERO DESCHAMPS. Esto tiene desencantados a miles de morelenses, porque de seguro también GRACO RAMIREZ será perdonado.

BREVIARIO CULTURAL: El promedio de edad de los funcionarios del gabinete legal del próximo sexenio, tiene una edad promedio de 59 años. JAVIER JIMENEZ ESPRIÚ, quien ocupará la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, es el más longevo con 81 años; la más joven, LUISA MARÍA ALCALDE LUJÁN, secretaria de Trabajo, tiene 31 años. OLGA SÁNCHEZ CORDERO, secretaria de Gobernación, 71 años.  

 

Dejar respuesta