Gabriela Rasgado. – El 60 por ciento de los abanderados de Morena que ganaron un puesto en la pasada elección, son políticos provenientes de otros partidos, por lo que es difícil que vayan a permitir la implementación de políticas que pretende Andrés Manuel López Obrador y por el contrario, podrían obstruir el cambio que se pretende.

El investigador del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales de la Universidad Veracruzana (UV), Alberto Olvera Rivera enfatizó que más de la mitad de quienes se postularon y ganaron un puesto, provienen de los partidos de siempre.

Por ello, dijo, la composición política de Morena, donde se observa a elites locales recicladas es la principal limitante para lograr no solo el cambio, sino la hegemonía del partido frente a una debilitada oposición.

Advirtió que quienes apostaron a ese movimiento, ponen el riesgo del cambio que plantea el partido, lo que derivaría en la posibilidad de establecimiento de nuevos cacicazgos que se afianzarían con las nuevas disposiciones legales que permiten la reelección de todos los puestos políticos.

Dejar respuesta