Javier Laertes.- Los Centros de Atención Médica Expandida COVID-19 (CAME C-19), brindarán atención de forma inmediata a pacientes con síntomas moderados y leves del padecimiento, adelantó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

En un mensaje que dirigió a la población la tarde de este martes, el Ejecutivo del Estado reconoció que con estas acciones los hospitales COVID, podrán brindar una mejor atención a los pacientes de gravedad.

“Me dicen que pueden iniciar operaciones desde mañana mismo, les digo que se haga la ocasión protocolaria para aplicar esta nueva estrategia, que va a suceder, que los números de ocupación hospitalaria van a disminuir en porcentajes, al aumentar estas camas”, apuntó.

Es por lo anterior que tanto el CAME de Xalapa que se ubica en el Velódromo dispondrá de 30 camas para la atención de pacientes, mientras que el de Veracruz dispondrá de 30 más para la atención de pacientes con síntomas moderados.

“Utilizar lo que ya hemos hecho, en un CAME del velódromo tenemos 120 camas disponibles, en el CAME de Veracruz son 60 y van a utilizarse si esto se prolonga como va de manera controlada con toda la sociedad atendiendo las medidas sanitarias, su proyección de utilización no sabríamos cuándo, lo que tomamos la decisión ahora es de abrir los CAME con 30 camas para este tratamiento médico, los dos 30 aquí en Xalapa en el Velódromo y 30 en el Centro de Raquetas en Veracruz”, puntualizó.

En ese tenor, dejó en claro que la situación en territorio estatal respecto a este padecimiento es de “alto riesgo”, por lo que a pesar del semáforo “Naranja” en general para el estado, varios municipios aún permanecen en “Rojo”.

“Estamos en semáforo de alto riesgo, el semáforo naranja no es que ya todos hacemos lo que queramos, de hecho, esa etapa no va a llegar por un buen tiempo en la que todos podamos desentendernos del Coronavirus, llegamos a una nueva normalidad”, dijo y reiteró que es necesario mantener las medidas preventivas.

Y es que reconoció que para retornar a la situación previa al COVID será muy difícil, por lo que primero habrá que adaptarse a lo que se denomina la “nueva normalidad” donde la población deberá en todo momento guardar ciertos protocolos como el utilizar cubre bocas, guardar distancia, evitar aglomeraciones, así como el salido de beso, abrazo y mano, además de lavarse constantemente las manos, así como utilizar gel.

“No nos confiemos, si estamos pasando a un color naranja, no nos confiemos, no es para confiarse, empezamos a disminuir la capacidad hospitalaria en los hospitales COVID, no nos confiemos, estamos apretujándolos para un tratamiento extendido; al incrementarse nuevas acciones esenciales, al aperturar acciones moderadas en algunos comercios, no debemos confiarnos, no queremos que se disparen de manera descontrolada los contagios”, finalizó.

Dejar respuesta