Felipe de Jesús Fernández Basilio.- Recordemos cuando hace algunos años siendo candidato López mandó al diablo a las instituciones y eso viene a colación porque recientemente fue cesado el secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, conocido por sus siglas como Coneval, una muestra más de que esa promesa se va cumpliendo, ya que el experimentado funcionario fue sustituido por un incondicional del gobierno que a juzgar por la reseña que se expone en el portal del organismo no tiene ninguna experiencia en la medición de la pobreza.

Sin embargo, al hacerlo el presidente no repara en que al anular como lo está haciendo o incluso al destruir el organismo como pretende, él mismo sabotea a su propio gobierno, porque no va a conocer de manera técnica e imparcial el impacto de sus programas sociales.

Y esto va a suceder porque el Coneval es un organismo descentralizado de la administración pública federal con autonomía y capacidad técnica para generar información objetiva sobre la situación de la política social y la medición de la pobreza en México que permita tomar las decisiones en la materia.

Es decir, se trata de un órgano que tiene dos funciones, siendo la primera de ellas el conocer periódicamente el estado que guarda la pobreza en el país, lo cual lo hace con mediciones periódicas tanto a nivel nacional como por estados y municipios; mientras que la segunda consiste en medir el impacto que los programas sociales establecidos por el gobierno federal tienen en el combate a la pobreza o sea decir si éstos sirven o no.

Ahora bien, este organismo surgió en el año 2004 cuando se creó el Sistema de Monitoreo y Evaluación en México, quedando el Coneval a cargo de realizar las actividades mencionadas y así mismo fue creado con la óptica de que esas funciones deben de ser realizadas por ente que se encuentre fuera de la administración pública con la finalidad de que sus opiniones sean objetivas, ya que como es sabido siempre será preferible una evaluación externa a una autoevaluación.

Y no solo se hizo lo anterior, sino que en 2006 se coordinó con la SHCP para fortalecer el mencionado Sistema de Monitoreo y Evaluación, ya que esta última se encarga de la Evaluación del desempeño de acuerdo a las facultades que le otorga la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria, con lo cual se buscó fortalecer la evaluación técnica e imparcial del desempeño con base en resultados medibles y así mismo hasta antes de que entrara esta administración se buscaba darle autonomía constitucional al Coneval ya que se añadió al artículo 26 el apartado C el cual establece dicha autonomía constitucional y la inamovilidad de su presidente y de sus consejeros, mas hasta el momento no se han emitido las leyes secundarias que reglamenten este ordenamiento y por ello el organismo permanece como descentralizado y por tanto a merced del gobierno.

 Y en la práctica el Coneval ha sido muy exigente e incluso se ha enfrentado al gobierno en muchas ocasiones, ya que no solo reprobó, sino que provocó la desaparición de uno de los programas estrella de Peña: la Cruzada Nacional contra el Hambre y así mismo este organismo descalificó a Meade, cuando este era secretario de desarrollo social, respecto a la disminución de la pobreza y de la forma de calcularla y de la misma manera actuó respecto a Prospera y a oportunidades.

Siendo por ello que un órgano así de crítico y celoso de sus responsabilidades resulta más que incómodo para un gobierno de iluminados que creen que solo ellos tienen la razón y que cuando las cifras externas no cuadran con sus creencias las descalifican, así provengan éstas del mismo Estado y por ello esta vez lo descabezaron para someterlo antes de que surgieran las primeras evaluaciones a los programas sociales del actual gobierno.

Y es que la mera verdad no creo que fuera a ser bien evaluada la desaparición de los apoyos a las estancias infantiles o la suspensión de los apoyos de Prospera en las comunidades marginadas, ya que es notoria la afectación y la pobreza que esas acciones van generar al complicar el trabajo a las madres y dejar en el abandono a las comunidades más pobres del país.

En relación a los programas nuevos, hubiera sido interesante conocer la evaluación a los programas de Sembrando Vidas o de Jóvenes construyendo el Futuro realizadas por un Coneval autónomo y no a modo, ya que como lo están dejando lo más seguro es que digan lo que el presidente quiere oír.

Y es que eso es lo que va a suceder, el Coneval va a quedar subordinado al gobierno y va a aprobar los programas sociales que el presidente tenga a bien crear sin tener la objetividad que antes tuvo y aunque muchos se queden con la falsa idea vendida por el presidente de que este es un organismo superfluo, la realidad es que sin su imparcialidad el gobierno va a quedar ciego y con esa ceguera el principal perdedor va a ser el de siempre, México.

felfebas@gmail.com

Twitter: @FelipeFBasilio

Dejar respuesta