PRI hoy causa tristeza/

no tiene ni pa’ comer,/

tampoco a quien joder/

y en su andar tropieza…

Hoy vive de vieja gloria/

apuesta a la “esperanza”/

pero trae vacía la panza/

qué lamentable historia…

EClemente Zapata M.- El Partido Revolucionario Institucional (PRI), tarde que temprano, habría de pagar todos los abusos y excesos en que incurrieron quienes llegaron al poder bajo sus siglas.

La dictadura perfecta en realidad no fue tan perfecta, al menos en la entidad, pues con el paso de los años “cayó en desgracia” —como las “familias bien”— por culpa de su descendencia.

En Tamaulipas, el otrora partidazo, un organismo político generador de unos cuantos ricos y de miles de pobres, fue víctima de quienes se embriagaron del poder y se engolosinaron del presupuesto.

El PRI tenía diferentes rostros: En época electoral era una maquinaria perfecta generadora de votos; en tiempos de gobernar era una productora de nuevos ricos y agencia de colocaciones.

Pero también el tricolor era un verdugo implacable con quienes no observaban dos reglas principales: besar la mano —y respetar— al único líder en el estado y salpicar cuando alguien se “bañaba” en lana.

Cualquiera que no cumpliera estas dos reglas terminaba —si bien le iba— en la congeladora o en el ostracismo político; en casos extremos “exiliado” de la patria chica o en la cárcel.

Así funcionó el PRI hasta que le tocó la desgracia de caer en manos de EGIDIO TORRE CANTÚ, un analfabeta en las artes de la negociación y el apapacho político, que condenó al partido a la derrota.

EGIDIO fue un tirano con casi todos los de su partido y un traidor con quienes palomearon su llegada a la máxima tribuna estatal. “Compró” impunidad a cambio de ceder el poder y eso es del dominio público.

Por ello ahora, el todavía “recién estrenado” presidente del Comité Directivo Estatal, ÉDGAR MELHEM SALINAS, se las está viendo negras para llegar al fin de mes.

Los gastos lo ahogan y el panorama que se olfatea en el futuro tricolor no huele nada bien. A MELHEM le tocó bailar con la más fea, ahora no le queda de otra que bailar con “el triste PRI de las traiciones”.

Hoy los priistas que quedan quieren un cargo por la vía plurinominal o una candidatura; pero nadie está dispuesto a meter dinero de su bolsa porque saben que el tricolor ya no garantiza nada.

Por ello el PRI, igual que cualquier jefe de familia que gana el salario mínimo, no completa para sostener el gasto corriente que representan la oficina estatal y los 43 comités municipales.

De ahí que a este PRI hijo de las traiciones no le queda otra que sobrevivir de la “limosna”, por eso busca benefactores que hagan una aportación para evitar que el agujero que tiene la balsa tricolor no siga creciendo.

El problema es que son muchos los priistas que dicen que sí le entran, pero cuando se ha dado el “pase de charola” la mayoría hace como que la virgen les habla.

No están dispuestos a sostener a un partido que difícilmente les regresará lo invertido en el corto ni en el largo plazo. A eso se enfrenta MELHEM, a una desconfianza entendible… Pendientes…

~~SECRETO A VOCES.- Algunos integrantes dentro del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) saben la capacidad operadora de algunos cuadros que todavía portan la playera del PRI; pero también saben que viven en desgracia y descontento por estar alejados de la nómina oficial… Reynosa es un municipio que le ha aportado muchos cuadros operadores del PRI a Morena; algunos operan de forma abierta y sin rubor, pero otros lo hacen desde las sombras… Están haciendo la “danza de las traiciones”; no se van del PRI pero ya operan y cobran en la Cuarta Transformación para pavimentar el camino a Morena rumbo a 2021 y 2022… Este trabajo no sólo lo hacen desde el interior del PRI, también algunos cuadros de Acción Nacional hacen lo propio desde el partido azul, pero con el mayor de los sigilos para no levantar sospechas… Parece que en la política tamaulipeca se puso de moda ser “freelance” y sólo algunos cuadros del PRI y PAN saben cómo hacerlo y ganan muy bien… ¡Ay ojón!

~~CONCLUYE RIVAS SECUNDARIA.- El alcalde de Nuevo Laredo, ENRIQUE RIVAS CUÉLLAR, concluyó la construcción de la Secundaria Técnica número 95 que se ubica en Villas San Miguel. La misma es de nueva creación y dará servicio a 480 estudiantes; ya fueron entregadas las llaves al personal de Educación y se puso un velador para que cuide el edificio que se ubica en el crucero San Fabián y San Armando. Cabe destacar que este plantel educativo es el cuarto que le toca entregar al alcalde RIVAS a la sociedad.

~~ÁGORA~~

DESDE TIEMPOS INMEMORIALES muchas personas han convertido la fe en un negocio muy lucrativo disfrazándola con un nombre religioso… La esperanza y la fe de la gente en ocasiones se convierten en la mayor debilidad —lejos de ser su fortaleza—y se han aprovechado de ellos personas sin escrúpulos… He leído, he escuchado y he sido testigo de historias donde “líderes religiosos” presumen tener en sus manos el don de la sanación y en el colmo de la burla se autonombran los “neo mesías”; lo más grave es cuando una comunidad se los cree y abren la chequera para pagarles por el “poder de sanación” a pesar de que son un fraude. Pero no he escuchado que ese “poder de sanación” hoy esté operando para combatir el coronavirus… Gente se levanta de su silla de ruedas y anda; otros recobran la vista y algunos más presumen que erradicaron el cáncer o el sida con sólo ser tocados por su “pastor” y a cambio pasan la charola para el sabroso diezmo; pero el coronavirus no lo pueden curar… Urge una cruzada para combatir el coronavirus y quienes tienen ese “poder de sanación” demuestren su amor al prójimo; a menos que sea falso ese poder y el amor al prójimo… Hasta mañana…Zona de los archivos adjuntos

Dejar respuesta