Las más de tres mil 100 escuelas establecidas en zonas de alta y muy alta marginación en el estado ya cuentan con diagnósticos y planes de trabajo necesarios para iniciar obras de mantenimiento, rehabilitación o construcción de aulas.

Únicamente esperan los depósitos de la Tesorería de la Federación para su aplicación por los Comités Escolares de Administración Participativa de cada plantel que forman padres de familia, maestros y alumnos.

El delegado de Programas para el Desarrollo en el estado de Veracruz, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, comentó que el programa ‘La Escuela es Nuestra’ tendrá una segunda etapa para incorporar a sus beneficios a una mayor población de alumnos que asisten a planteles con necesidades fundamentales, cuyas obras serán priorizadas por las propias comunidades.

Para lograr sus objetivos, el programa cuenta a nivel nacional con una asignación presupuestal de 20 mil millones de pesos, de los cuales 10 mil millones los aporta la federación y otros 10 mil los estados. En Veracruz se estima una asignación de 600 millones de pesos en la primera etapa, conforme al número de escuelas y alumnos.

El delegado Huerta también anunció que, en paralelo se trabaja en iniciar una segunda fase del programa con la finalidad de extender este mismo apoyo a otro segmento de escuelas del estado. Indicó que los Servidores de la Nación serán los encargados de la coordinación para la entrega de apoyos.

Dejar respuesta