POR: Francisco L. Carranco.- Emilio Cárdenas Escobosa un hombre íntegro, comprometido con el servicio público, con impecable y pulcra trayectoria en Veracruz asume, desde este jueves pasado, la Titularidad del Comité de Participación Ciudadana y del Comité Coordinador Estatal Anticorrupción, en un momento en donde las circunstancias no son las mejores o quizás sí, para imponer un alto a este grave problema social.

La corrupción es un lastre que ha socavado a las instituciones, ha deteriorado el tejido social, provocado la desigualdad, la falta de oportunidades y graves rezagos en la sociedad que cada día sufre las consecuencias y los daños provocados por ese inhumano ejercicio que, como humanos precisamente, ya no podemos seguir permitiendo.

Veracruz como estado, es una entidad que tiene todas las legislaciones que protegen a los individuos, a sus instituciones, se presume la aplicación de las normas y también esas añejas frases de “nada ni nadie por encima de la Ley” pero en los escrutinios de la aplicación de éstas en la realidad, es el propio Estado y sus instituciones quiénes han permitido que la corrupción e impunidad se salgan de control y se cree un estado político débil a consecuencia de actos de corrupción.

Las palabras  de, Cárdenas Escobosa, sobre este asunto se sintetizan en las afirmaciones que planteó sobre la corrupción que corroe al estado y que se ha convertido en problema estructural cada vez más complejo y sofisticado, que desde el poder se mueve a través de redes de ocultamiento y maquinaciones para defraudar, y  que opera “felizmente” al amparo de la falta de castigo.

Las acciones de los corruptos y la inacción de los honestos en la política, es un desequilibrio muy grande, porque la gente que se corrompe es más que los honestos que la evitan y ese desequilibrio provoca que, la sociedad en su conjunto, no pueda separar su visión de unos y otros, por lo que el trabajo para erradicar la corrupción del gobierno es un camino largo y un gran reto como el que plantea Emilio Cárdenas Escobosa, en su propuesta como el Presidente Anticorrupción.

Sin duda, dentro de los funcionarios en la gestión administrativa del Gobierno actual, hay y habrá hombres honestos que con convicción y determinación ofrezcan su compromiso con la ciudadanía y las instituciones públicas para señalar y, en su caso, erradicar este gran mal, que sigue invisible e incrustado en muchas dependencias estatales y, también hay que decirlo, en la iniciativa privada que privilegian el trafico de influencias, amiguismo, entre otras tantas acciones que la corrupción ha cultivado en esa perversa relación Gobierno-empresa, con las consecuencias por todos sabidas.

Al respecto, el nuevo Presidente Anticorrupción, dijo, que   “La sociedad quiere acciones decididas para combatir la corrupción y la impunidad. Está decidida a que se cambie realmente y a fondo el estado de cosas y que el discurso del combate a la corrupción, de la honestidad, se corresponda con acciones que lo demuestren”.

Con referencia a la actividad sustantiva del Sistema Anticorrupción, Emilio Cárdenas Escobosa, dijo, que como mecanismo que vincula a las instancias públicas responsables de la prevención, fiscalización, transparencia, y la sanción administrativa y penal de las faltas y hechos de corrupción, que deben trabajar coordinadamente en un órgano colegiado que es presidido por un representante ciudadano.

Con ello, su activa participación en la coordinación de estas dependencias hará que las denuncias, la falta de transparencia, ocultación de datos y actos de corrupción se persigan y se castiguen para evitar que las dependencias y sus nuevos funcionarios se infecten y cometan las omisiones y el quebranto de los procesos por intereses personales.

La línea esta marcada y dirigida por el Presidente de la República, por el Gobernador y las instituciones fiscalizadoras deben de atender severamente todas las sospechas y señalamientos que provoca la corrupción e impunidad, que dicho sea de paso, son acciones incrustadas aún en las dependencias estatales y municipales al día de hoy.

Combatir de verdad, propone Cárdenas Escobosa, e ir a fondo del fenómeno de la corrupción, debe trascender el discurso, “más allá de agendas personales, proyectos políticos o visiones partidistas o de grupo. Es una tarea fundamental para hacer frente al fenómeno indeseable del ejercicio indebido de la función pública del que ya padecimos ampliamente en Veracruz y que no queremos que se repita”.

Dijo, enfáticamente, que ello solo será posible si existe una participación ciudadana fuerte y demandante. “Porque cuando los ciudadanos nos alejamos de la cosa pública y se nos adormece el juicio crítico a las acciones de gobierno, los políticos hacen de las suyas. Eso lo sabemos y lo hemos padecido ampliamente en nuestro estado y en todo el país”.

El Sistema Estatal Anticorrupción, está en buenas manos, éxito en la función de Emilio Cárdenas Escobosa y enhorabuena.

Suburbio 1

Las lluvias siguen, provocando baches en toda, la ciudad

fl.carranco@gmail.com                   

Dejar respuesta