Noemí Valdez.- El gabinete Político le ha fallado al Gobernador Cuitláhuac García, pues es claro que no saben actuar ante las constantes demandas sociales.

Lo anterior, consideró el diputado Local del Lado Correcto de la Historia, Gonzalo Guízar Valladares, quien reconoció que las manifestaciones son las “válvulas de escape” de la ciudadanía, ante inconformidades no atendidas.

En ese sentido, dijo que tan solo esta semana se han presentado simultáneamente protestas por parte de estudiantes, trabajadores de la refinería Lázaro Cárdenas, personal del Ayuntamiento de Coatzacoalcos y este martes, pobladores y el alcalde de Pajapan hicieron lo propio y fueron incluso, amenazados con armas de fuego.

Con estos antecedentes, el legislador, dijo que la función del Secretario de Gobierno, Eric Cisneros Burgos, es la de hacer “política”, dialogar y llegar a acuerdos, pero esta tarea, no la ha aplicado.

“El área política le está fallando al Gobernador, el Gabinete Político del Gobernador. Hablamos de las áreas políticas de la Secretaría de Gobierno y otras más, incluso la de Seguridad Pública, yo creo que estas áreas deben estar concentradas en atender a las personas” dijo.

El legislador dijo que si se continúa con este desorden, en un año y medio se podría incluso hablar de un estallido social más grande que el que se tuvo con Javier Duarte cuando las manifestaciones en la capital del estado eran una constante.

Sin embargo, refirió que aún se está a tiempo de actuar, pues se cuenta con todas las herramientas políticas de cambiar el rumbo, por lo que recomendó concentrarse en gobernar.

“Se recomiendo orden y concentración plena, el gobernar significa estar concentrado en el orden público, estar concentrado en darle cohesión a la sociedad, estar concentrado en la inversión privada, en que se respete el estado de Derecho, en la gobernabilidad en suma”.

Finalmente, destacó que nadie apuesta porque le vaya mal al Gobernador, por el contrario, debe escuchar las sugerencias de todos los sectores y tomar lo mejor para su administración y así, lograr la prometida cuarta transformación.

Dejar respuesta