A consecuencia del calentamiento global y el cambio climático, en los próximos 30 años Veracruz podría perder todas sus playas y desaparecerían municipios como Tlacotalpan, Amatitlán, Cosamaloapan, parte de Boca del Río, Alvarado y muchas colonias de Veracruz, advirtió la diputada local Andrea Yunes Yunes.

Ante el grave deterioro ambiental que vive el estado, la legisladora del Partido Verde propuso hoy, ante el pleno del Congreso del Estado, un anteproyecto  de  punto de  acuerdo relativo a la implementación de políticas públicas transversales para la información y atención sobre el cambio climático. “El cambio climático es el mayor desafío de nuestro tiempo; hoy vivimos la primera crisis global del clima de los últimos dos mil años”, aseguró.

La propuesta que recibió la adhesión de todos los grupos parlamentarios, busca que el gobierno estatal, a través de sus distintas dependencias, implemente políticas públicas transversales para fomentar la información y atención sobre el cambio climático, con el fin de que autoridades, organismos, instituciones y ciudadanos contribuyan a prevenir sus consecuencias.

Estas políticas, explicó, pretenden que el gobierno de Veracruz proponga ante las autoridades educativas federales, en términos de la Ley General de Educación, que los temas sobre cambio climático se incorporen a los planes y programas de estudio en todos sus niveles; así también la elaboración de un mapa de riesgos respecto a las consecuencias del cambio climático e identifique las regiones de mayor vulnerabilidad en la entidad.

Andrea Yunes aseguró que Veracruz es el estado con la mayor presencia de sitios contaminados y pasivos ambientales del país. “Durante 2018 la Semarnat registró un total de 73 sitios contaminados distribuidos en 46 municipios veracruzanos; los eventos de contaminación fueron provocados por el manejo de residuos sólidos urbanos, así como hidrocarburos, actividades mineras, industrial, comercial y de emergencias ambientales, sin que hasta el momento existan trámites o programas para atender los pasivos ambientales en la entidad” dijo en su intervención.

Refirió un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente en el que se establece que  en los próximos 30 años más del 80% de la tierra estará destruida como consecuencia del cambio de ecosistemas, la desaparición del hielo en los polos, la desertificación de selvas y la sobrepoblación. La población mundial pasará de 7 mil 500 millones a más de 10 mil millones de personas. Los recursos naturales y los alimentos serán insuficientes.

“En muchos sentidos, la legislación ambiental en Veracruz es letra muerta. De nada sirve prohibir el uso de popotes, de bolsas de plástico y empaques de unicel, si los anaqueles de los supermercados y nuestras casas están llenos de envases de plástico, si no clasificamos y reciclamos nuestra basura o si, como sucede en este Congreso, gastamos toneladas de papel que no utilizamos”, criticó.

Finalmente, insistió en que la contaminación y el cambio climático son temas impostergables. “Hagamos que las buenas intenciones se conviertan en políticas públicas eficientes y de largo plazo” exhortó a las autoridades del gobierno estatal.

Dejar respuesta