Javier Laertes.- La Oficial Mayor de la Secretaría de Educación de Veracruz (SEV), Ariadna Selene Aguilar Amaya, dejó en claro que lo más importante es contar con la confianza de los maestros con la apertura y servicio referente a los trámites, así como problemáticas que enfrentan.

En entrevista la funcionaria estatal reconoció que más allá de actuar con “mano dura”, los profesores y trabajadores de la educación deben saber en la dependencia cuentan con aliados.

Y es que afirmó que esta nueva administración, llegó para apoyar a ese sector donde el objetivo en todo momento, es respaldar al magisterio para mejorar la educación de los niños, niñas y jóvenes veracruzanos.

“Considero que la mayoría de nuestros maestros es gente muy comprometida y que buscan mejorar, pero no les han dado las herramientas desde administraciones pasadas, pero las estamos buscando para que tengan las condiciones óptimas para que realicen su noble labor”, señaló.

Afirmó que la Oficialía Mayor se trabaja de manera distinta, donde el engranaje y que se cambien todas esas piezas que no estén funcionando, pero que trabaje por sí sola y que la Oficial Mayor se dedique a buscar recursos, a optimizar los que se tienen y buscar nuevas alternativas, reconociendo que como en todas las economías, el recurso es lo más escaso.

Por lo anterior adelantó que seguirán en la búsqueda de todos los mecanismos para que los maestros puedan trabajar de la manera adecuada, al tiempo de reconocer que existen muchas escuelas con rezago, teniendo el padrón más grande de maestros y más de 24 mil escuelas lo que representa “un gran reto que estamos afrontando”.

Amaya Aguilar reconoció que han hecho un excelente trabajo todo el equipo de Oficialía Mayor, porque han hecho cambios y avances que no se habían realizado en muchos años; “creo que la voluntad, la entrega y el trabajo de las áreas es muy importante, los cambios no son rápidos pero ya se están dando resultados”.

Mencionó que el objetivo es que ningún niño o niña, que tuviera aspiración a estudiar o a formarse, se tope con una barrera que le impidiera ese fin, así como también que todos adquirieran la oportunidad para desarrollar sus capacidades en lo que cada quien elija.

“Quizá es una ambición muy grande, pero en carne propia he vivido ese anhelo y he encontrado en la educación un cambio en mi vida, por eso luchamos junto con mi equipo, porque eso suceda, es complicado en un Estado con la orografía que tenemos, con la complejidad y diversidad cultural, pero tenemos que hacerlo, porque es una obligación”, puntualizó.

Dejar respuesta