Javier Laertes.- Ante una eventual desafiliación de los “Tiburones Rojos de Veracruz” de la Federación Mexicana de Fútbol (FEMEXFUT), el Estado analizará las diversas alternativas para mantener un equipo en esta plaza que representa desarrollo económico manifestó el gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

En entrevista hecha en el municipio de Boca del Río este martes, el mandatario fue cuestionado sobre la situación que actualmente enfrenta este equipo, a lo que manifestó que esperarán la resolución de la autoridad que avala el fútbol profesional en el país.

Sin embargo, dejó en claro que el objetivo es que Veracruz no se quede sin un equipo de fútbol profesional, ya que representa una de las plazas más importantes del país, genera una importante derrama económica.

“Vamos a buscar la manera de que tengamos un equipo aquí, es importante por la derrama económica que significa, hay que esperar, lo que pudiera pasar, a nosotros nos interesa que haya un equipo acá”, manifestó el Jefe del Ejecutivo estatal.

– ¿Ayudando a este dueño o a otro?, se le cuestionó.

– “No, no, no, lo que pudiera pasar, lo que a nosotros nos interesa es que haya un equipo. Vamos a esperar”.

Recordó que el nombre del equipo “Tiburones Rojos de Veracruz”, así como el estadio “Luis Pirata Fuente”, son propiedad del Gobierno del Estado, donde el acuerdo con el actual propietario para continuar con el nombre y el comodato del inmueble es mantener a la franquicia en el máximo circuito del fútbol mexicano, es decir en primera división.

“Es un particular el que tiene en sus manos ese equipo, el compromiso que se adquirió con el gobierno debido a que tenemos tanto el nombre, como el estadio es que lo mantenga en primera división”, aclaró e insistió en que hay que esperar la resolución de la FEMEXFUT.

Y es que el fututo del equipo y su permanencia en está en riesgo, pues la FEMEXFUT cuenta presuntamente con una carpeta de investigación para desafiliar al club veracruzano, la cual se podría consolidar el próximo tres de diciembre.

Dejar respuesta