Alejandro Ávila/Boca del Río, Ver.- Personal de la Procuraduría de Medio Ambiente acudieron a un terreno ubicado sobre la carretera Veracruz – El Tejar, donde presuntamente se construirá una gasolinera, el problema, es que ese espacio que pertenece al municipio de Boca del Río, es una zona de humedal.

Los trabajos de medición comenzaron hace días en la zona, y se veía, relatan dueños de comercios alrededor, a cuadrillas de trabajadores que estuvieron chapeando la maleza, con la finalidad de dejar limpio el terreno, previo a la construcción de la central de gas.

Este espacio, donde se colocará la gasolinera, es una zona de humedal, y es de los que cada año sufren de incendios forestales debido a las altas temperaturas en la zona conurbada, además de que muchas personas de forma inconsciente tiran basura en el lugar.

Según el reporte de la Procuraduría de Medio Ambiente (PMA) el espacio cuenta con una amplia extensión de manglares y el cual legalmente se dejó libre para que sirva como vaso regulador en caso de inundaciones, metros más hacia el fondo pasa el canal de la Zamorana; este terreno, también sirve como hábitat de diversas especies de animales como mapaches y tlacuaches.

“De manera precautoria al ver que estaban trabajando y de la denuncia de algunos vecinos, pues se procedió en un recorrido de protección y vigilancia, y se aseguró la zona, mientras que esta empresa que pretende construir esta gasolinera, muestra toda su documentación”.

“Hay que recordar que hay un acuerdo de Cabildo del 2011, en el cual se decreta esa zona como área de amortiguamiento para evitar inundaciones, se modifica y se aprueba una zona de preservación ecológica y amortiguamiento para evitar inundaciones, es por eso que de manera precautoria se ponen las cintas, mientras viene la empresa y muestra su documentación, se revisa para ver si tiene todas las autorizaciones necesarias, hay que ver si el Ayuntamiento si hizo el cambio de uso de suelo”, mencionó el sub Procurador Gaspar Monteagudo.

Instantes más tarde, cuando se buscó a los trabajadores para conocer si tenían permiso para chapear el lugar, dijeron que no llevaban los documentos que avalan la construcción, tampoco los estudios de impacto ambiental, ni los permisos por parte de las autoridades municipales de Boca del Río.

La nueva gasolinera quedará ubicada a unos metros de una estación de gas y casi enfrente de una universidad privada.

Luz del Alba Vera Vidal, propietaria de un local de venta de bebidas y alimentos, dijo que los encargados de la obra deberían considerar que cada año, con las altas temperaturas, se generan incendios forestales en el lugar donde quedará ubicada la nueva gasolinera.

Dejar respuesta