POR Francisco L. Carranco.- Las dos visitas itinerantes de AMLO a tierras veracruzanas con el fin de evaluar las condiciones en que se ofrecen los servicios de Salud Pública, dan una radiografía de cómo están las cosas en el estado, pero, reconocer la necesidad y dar la solución es lo que la sociedad espera, no es  del todo suficiente.

Y, obviamente, las necesidades en el sector salud son diferentes, con relación a las poblaciones a las que se llegó AMLO, por ejemplo, en esta última visita en Minatitlán, por supuesto, que hay un problema de salud pública urgente de atender, pero, sobresale, por encima de esta urgencia el principal flagelo que azota la región sur de estado y que es la inseguridad, actividad que inhibe el ejercicio de los médicos que no quieren atender los centros hospitalarios ni en las comunidades ni en la ciudad.

Abordó y enfrenta los problemas con trabajadores del IMSS, sobretodo, en aspectos laborales de esa institución que, mientras se corrigen, desde el altiplano la actividad médica se detiene y afecta a los ciudadanos que requieren de los servicios médicos. Al margen quedaron los servicios de salud que brinda el estado.

Por otra parte, los trabajadores despedidos del IMSS, entre doctores y empleados, son un problema para la salud, porque genera incertidumbre y eso hace que los empleados que están en activo no se concentren en la actividad encomendada.

La ausencia de especialistas en enfermedades que requieren una atención especifica, hace que la atención médica sea deficiente y obliga a los beneficiarios de ir a otras instancias públicas, que no tienen la capacidad para atender a los enfermos porque. También, carecen de médicos especialistas y poca infraestructura, ni que decir de medicamentos.

Quizas está gira por localidades de Veracruz muy diferentes, como es la zona Minatitlán, que se había caracterizado por ser una ciudad progresista, desde el impulso económico que generaba PEMEX y que con esa relativa abundancia de recursos económicos, propició que la delincuencia organizada irrumpiera en la ciudad con delitos de alto impacto como los secuestros, robos violentos y otros que provoca el Crimen Organizado y la propia delincuencia ordinarias.

Doctores, profesores, trabajadores de PEMEX, comerciantes y empresarios han sufrido el caos que genera la inseguridad y los hechos violentos en contra de la ciudadanía, que si bien, con la llegada de la Guardia Nacional, se han mantenido los índices delictivos que no aumentan, pero, no desaparecen, las víctimas siguen siendo los ciudadanos.

 La zona serrana, la otra región, donde también estuvo el Presidente AMLO con el mismo tema, es otra radiografía de las condiciones de salud que padecen los habitantes de la sierra en la zona centro del estado, donde la población es indígena y campesinos con pocos recursos económicos.

Ellos, en sus centros de salud, requieren de médicos generales y enfermeras, principalmente, y de medicamentos que no llegan por las distancias, lo[Mf1]  que representa una verdadera necesidad para desarrollar programas de prevención de la salud para evitar que las enfermedades los afecten.

No se supo si el Gobernador Cuitláhuac García, expuso al Presidente que hubo municipios que obtuvieron, haya sido como haya sido, una ambulancia y en estos momentos el Sector Salud las está requiriendo en algunas poblaciones para devolverlas, lo que representa una aberración ya que en las poblaciones alejadas, por ejemplo, en un parto de alto riesgo o una intoxicación, o una picadura de una víbora u otro animal, hace la diferencia entre la vida y la muerte si  no son llevados oportunamente a una hospital, hay municipio que sólo cuentan con esa ambulancia para paliar los requerimientos de salud  y traslados para esas comunidades.

En fin, los servicios de salud, requieren de políticas públicas de acuerdo a las necesidades de las ciudades en el norte, centro y sur del estado y más que ahora con el avance tecnológico en la medicina, los servicios primarios se alejan de la población vulnerable de las comunidades retiradas de los centros urbanos que es ahí donde se concentra la tecnología.  

Sin duda, la Salud del pueblo depende del resultado de sus condiciones de vida, por ello es un buen ejercicio el recorrer diferentes zonas del estado que con sus contrastes darán una visión más amplia a los gobernantes para actuar en consecuencia y confrontar las condiciones de vida, de enfermedades, de muerte de los pobladores para determinar políticas públicas de ayuda a la población.

La salud en las ciudades y en las comunidades rurales, dependen de  más factores que una visita presidencial, hay que, paralelamente, destinar políticas públicas de empleo, niveles de ingreso, nivel educativo, alimentación, vivienda, acceso a agua potable, infraestructura sanitaria, limpieza y lo más importante acceso a los servicios de salud pública.

Garantizar el derecho a la salud en las ciudades y las comunidades del estado, con una visita presidencial donde se anuncian los apoyos en dólares para frenar la migración de sudamericanos con proyectos económicos en Honduras, Guatemala, el Salvador, etcétera, no son suficientes, insisto, con una visita presidencial sin proyectos para sacar de la pobreza a nuestra gente.

Suburbio 1

Que en algunas calles y avenidas de la ciudad están apareciendo nuevos baches…

Suburbio 2

Que el Secretario de Salud salió por piernas para no enfrentar a la ciudadanía que le hacía varios reclamos… ptss.

flcarranco@gmail.com


 

Dejar respuesta