POR Francisco L. Carranco.- El Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS) entra en la etapa final para la sustitución o reelección del actual titular de la dependencia garante de la rendición de cuentas y transparencia de la administración pública estatal, que a pesar de ser una institución sólida en la fiscalización también está señalado como un organismo que ha dejado pasar varios asuntos no del todo transparentes.

Y la especulación sobre los alcances de la autonomía del organismo repercute en su función, debido a que el titular en turno depende “indirectamente” de las decisiones del ejecutivo en turno, aunque la dependencia total y directa seria, en todo caso, del Congreso del estado.

Debemos aclarar que el ORFIS es el órgano supremo de Fiscalización Superior y es autónomo del Estado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, autonomía técnica, presupuestal y de gestión, que apoya al Congreso en el desempeño de su función de fiscalización superior, y tiene la competencia que le confieren la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, la Constitución Política del Estado, la Ley de Fiscalización Superior y Rendición de Cuentas para el Estado y demás legislación aplicable.

Por ello la importancia del relevo, hay varios y variados aspirantes que consideran tener la suficiencia tanto curricular como experiencia técnica, es seguro que todos ellos al considerarse así mismo candidatos cubren los requisitos exigidos por la normatividad, sin embargo el escrutinio de los diputados, el propio ejecutivo y la sociedad veracruzana, son fundamentales para obtener la venía para ser elegidos.

Este organismo de fiscalización superior no puede quedar en manos improvisadas, y no porque los candidatos pudieran fallar en la aplicación de su experiencia e interpretación de la normatividad, sino que no pudieran garantizar, en el pleno ejercicio público, la AUTONOMIA de la institución con relación a los entes susceptibles de fiscalización y las instrucciones que pudieran emanar del Gobierno del estado, el propio Congreso del estado y presidencias municipales, principalmente.

La autonomía es un tema que se ha prestado a la especulación alrededor del ORFIS y, sobretodo, en los últimos dos ejercicios de gobierno del estado, es decir con Duarte y con Yunes, donde se critican malos manejos del erario público, observaciones realizadas por la dependencia que no procedieron y que no se presentaron las denuncias correspondientes y algunas componendas y arreglos para aprobar las cuentas públicas de los ejercicios anuales de las dependencias.

Las especulaciones alcanzan hasta el tráfico de influencias, auditorías a modo por despachos auspiciados por el Órgano de Fiscalización, a quienes privilegia con los contratos e instrucciones de lavar, encubrir, arreglar y negociar el salvamento de los entes que estén comprometidos con el exceso del mal uso de los recursos de los veracruzanos.

Finalmente la ausencia de información para la sociedad que sólo sabe del desvío de recursos, del robo del dinero de la población, de los delitos pues, sin que se informen los avances, las denuncias, los funcionarios inhabilitados y todo lo que garantice la transparencia y vigilancia del erario veracruzana.

Bajo esta nube de especulaciones los candidatos emergen para salvar el barco y demostrar que los abusos no son ciertos o, en su defecto, para continuar con el uso y costumbre de ejercer complicidad con los malos funcionarios que pudieran existir en las oficinas del Gobierno del estado y municipalidades.

Hay tres aspirantes visibles que pretenden y han manifestado su interés para ocupar el puesto de Auditor General del ORFIS, Lorenzo Antonio Portilla Vázquez, Sergio Hernández Jiménez, Miguel Ángel Gutiérrez de Velasco Hoyos y Víctor Molina Barrón, todos presentan sus armas y dentro de ellas, las más importantes, la trayectoria y fama pública.

Los dos primeros, Lorenzo Portilla y Sergio Vázquez, tienen en exhibición su actuación y ejercicio profesional dentro de la administración Pública. En el ORFIS, Lorenzo Portilla, pone el recuento de su dirigencia con los pros y contras de su actuación, todo en ello con el escrutinio público para su reelección; Sergio Vásquez con más contras que pros, por su cuestionable actuación en la presidencia del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, mismo del que paradójicamente salió con señalamientos de corrupción y 11 investigaciones en su contra por parte de la Contraloría General del Estado.  

Ángel Gutiérrez de Velasco Hoyos y Víctor Molina Barrón, dos candidatos más que estarán en el proceso de selección, el primero, el C.P. Gutiérrez de Velasco, empresario y formado en la iniciativa privada con buena fama pública, pero, sin experiencia en el servicio público.

El segundo Víctor Molina Barrón, con un currículo sorprendente con diplomados, cursos y especialización en Fiscalización, conferencista en temas de ética, asesor de enlaces de auditoria, funcionario público en Contraloría, Congreso del estado, Consejo estatal de Seguridad Pública, SIOP, el propio ORFIS y en el municipio de Xalapa, entre otras dependencias, casi siempre en tareas de fiscalización y auditoria.

Obviamente y a medida que se acerque el proceso de selección, quizás, haya más candidatos que están ocultos por alguna razón; lo que sí sabemos es que también vendrán uno o dos candidatos, con espejitos en las manos, de fuera del estado para pelear por el ORFIS con currículos difícilmente de comprobar y, además, se sumarán las propuestas de altos funcionarios que, intentarán influir en la selección, para tener un amigo a modo en el ente fiscalizador supremo.

Pero, mientras esto sucede y todavía no se visibilicen más candidatos, Lorenzo Portilla, por su experiencia en el ORFIS es el aspirante que busca la reelección y Víctor Molina que, curricularmente exhibe poderosas cartas de conocimiento sobre el cambio de gestión en el Organismo de Fiscalización Superior en el estado, con conocimiento técnico y experiencia en el servicio público en el estado lo que lo hace un buen candidato a ocupar la silla del que manda y dirige los destinos de esa importante institución autónoma de fiscalización.

Hasta entonces todos los involucrados en la selección estarán muy ocupados para decidir quién será el hombre o mujer, si se llegará a dar el caso, de ocupar la máxima responsabilidad dentro de las auditorias de las cuentas públicas del Gobierno del estado y municipios.

Suburbio 1

Los baches empiezan a florecer en las calles y avenidas dañadas por las últimas lluvias, habrá que ponerles atención ¿no?

fl.carranco@gmail.com

Dejar respuesta