Francisco L. Carranco.- No cabe duda. México es un país surrealista y no porque lo consignemos nosotros como observadores de la cotidianeidad que vivimos, o de nuestros políticos, de sus acciones, logros, triunfos o fracasos… hasta el mismo Ripley diría “…no lo creo!! al conocer la propuesta presidencial de vender el Avión en una rifa con algo así de 6 millones de boletos a $ 500.00, a los mexicanos, pero, con un solo un ganador.

Es en serio eso dijo el presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, al enfrentar el fracaso comercial en un intento de vender el Avión Presidencial en Estados Unidos, donde se perdió dinero, mucho dinero por el resguardo, mantenimiento y oferta del Gran Avión que nadie, en el mundo quizo.

Y como si fuera un estupendo pitcher de béisbol, lanzó el “scrubol” en la tipica mañanera, con la presuntuosa oferta nacional de rifar el avión presidencial a través de una rifa qe operaría la Lotería Nacional, para eso de la transparencia y, que ningún vivales intente una acción fraudolenta contra el pueblo de México, que si decide participar como en el Melate, se haría acreedor a un problema, en caso de resultar ganador. Digo es como quién se gana la rifa del Tigre y luego hay que meterlo a la jaula y llevarlo a casa.

La mañanera es un informativo donde el Presidente da a conocer el tema que queda inscrito en la agenda mediática del país, ahí dice y se incrustan los temas más importantes que cuenten con una solución o no. Desde esa reunión con los periodistas se dicta  lo que se ha de publicar (Agenda Setting) y dar seguimiento los que tienen solución y cómo nube de humo los que no, como el caso que nos ocupa.

Las declaracioens vertidas por el presidente de la republica alejan a los periodistas de los hechos y de la cobertura de la realidad y,ellos mismos los periodistas se envuelven con las declaraciones, en veces, muy serias como la entrega de recursos y becas, la movilización de la guardia nacional contra los migrantes y quizás, alguna otra, son chistosas, regañonas, descalificativas, soberbias e incluso ficticias como el caso del embajador ratero en Argentina, el huachicol que no ha desparecido, el aumento a la gasolina, que el mismo presidente minimiza que niega, pero existen, y las asombrosas como la actual: La gran Rifa del Avión Presidencial.

Los mexicanos recibimos la declaración del Presidente Andrés Manuel López Obrador, en la mañanera y he de ser sincero sorprendió a todos lo habitantes, en pleno uso de sus facultades mentales, tal propuesta para deshacerse del Avión pareció un buen chiste, el gobierno tiene un problema grave y costoso porque la nave no se vendió y parada tiene un gran costo de mantenimiento diario que socaba las finanzas públicas.

Pero, seguramente, en la previa a la mañanera en una tormenta de ideas para darle solución al problema del Avión Presidencial a alguien se le debió haber ocurrido como “broma” decir  “hay que rifarlo” y pensando que el pueblo mexicano es creyente en la riqueza a partir del Melate, la lotería, los casinos y juegos de azar, el mexicano le apuesta a las carreras de caballos, va al palenque, busca tesoros y le arriesga dinero a la suerte, por ello, participa en rifas y tandas, entonces POR QUÉ NO RIFAR EL AVION.

Ya me vi… ya me vi…

Este país con más de 100 millones de habitantes recibieron la noticia “El Avión Presidencial” se rifará, 6 millones de boletos de a quinientos pesos, habrá un solo ganador que recibirá la Poderosa Nave que el ex Presidente Calderón compró a efectos de mostrarle al mundo la fuerza creciente de nuestro país que no sale del subdesarrollo, precisamente, por políticas erróneas como la de adquirir un avión carísimo para aun pueblo pobre que los únicos aviones que ha visto son los que sobrevuelan por sus ciudades o los aviones militares en los desfiles.

Pero, ahora me pregunto que haría usted, yo o cualquier otro mexicano común y corriente con un avión que, a partir de este año, ha trascendido a ser un icono de la política mexicana, la gran propuesta presidencial, es en este momento “Trading Topic” en el mundo, con una tendencia espectacular de adhesiones con el me gusta en redes sociales y audiencia en medios tradicionales que ha opacado las temáticas internacionales como el conflicto de Irán-USA, el incendio en Australia, el Juicio Político de Trump, la violencia e inseguridad  y hasta la caravana de migrantes que se acerca a nuestros país.

El utópico sueño de ser ganador y convertirse en propietario del Avión Presidencial con un costo de 130 millones de dólares, no deja de ser un sueño porque usted invertirá $ 500.00 en el boleto será el ganador y obtendrá un gran problema económico espectacular, de entrada no lo puede malbaratar, si lo quieres rentar, será a través de una empresa legalmente constituida, para el primer vuelo necesitas pagar 15,000.00 dólares, aparte $4,000.00 dólares semanales por mantenimiento, entre otras cosas, actualmente el costo anual es de $ 1.6 millones al año, además si la rifa es a través de la Lotería Nacional habrá que pagar el 7% de impuesto por operar la rifa.

Pero usted, como buen semaritano, una cualidad que distingue a los mexicanos cuando somos solidarios con el prójimo en las tragedias, los $ 500.00 que usted gastará en la rifa del Tigre, no…no del AviónPresidencial, servirá para pagar el adeudo que se tiene y lo que sobre es una coperacha para algún proyecto social de este gobierno.

El lenguaje que disfraza el discurso logró mantener el Tema del Avión Presidencial en la mente de los mexicanos y a los habitantes del mundo, que dieron rienda suelta a la imaginación para pensar y sí en realidad me ganó el avión que haría, pues verlo solamente porque sería muy difícil tenerlo en el patio de su hogar.  

Hace muchos años dos exponentes del surrealismo, esa corriente filosófica del siglo pasado que dio fama a André Breton y Salvador Dalí, ellos dijeron en situaciones separadas que México era un País Surrealista y acciones como esta, creo que lo confirman o ¿no? estimado lector.

fl.carranco@gmail.com

Dejar respuesta