Francisco L. Carranco.- La cuarta transformación es un discurso novedoso en donde cotidianamente se dictan las instrucciones de cómo, supuestamente, deben de realizarse las acciones del actual gobierno de la República y es, en las mañaneras, donde quedan establecidas y, en espera del cumplimento cabal que dichas instrucciones se cumplan, para bien o para mal de los destinos del país.

El modelo de comunicación que se ha escogido, para proveer de información a los ciudadanos del país, aborda diversos temas, principalmente, aquellos asociados a las políticas públicas de desarrollo y acción insertas en el Plan Nacional de Desarrollo o su equivalente en este gobierno presidencial. Que a estas alturas aún no queda claro.

En este programa de comunicación, se pretende que la población se entere de todo lo que acontece en nuestro México, pero, también, lo que debe de acontecer, es decir, la instrucción directa o indirecta, se dicta desde el espacio del presidente y el que entendió entendió y el que no, pues las consecuencias serán evidentes en el corto plazo.

Pero bueno, los reporteros y los “periodistas especiales” que día a día, dan cuenta de la información que tiene que ver con la gestión y el interés público sobre los temas de la administración pública que, con hechos, denostaciones, advertencias y hasta trivialidades en contra de los adversarios y críticos de las acciones que el Gobierno Federal en pro o detrimento de los ciudadanos, todos los días replican el mensaje presidencial.

Y en este contexto, lo verdaderamente impactante, sin afán de profundizar en el análisis del discurso, fue la inesperada “Noticia” llamémosla así sobre el destape de, Rocío Nahle, como probable candidata para ocupar la presidencia de la república dentro de, mas o manos, tres años.

Efectivamente, como lo dijo el propio Presidente nunca, pero, nunca se había evidenciado el interés, del primer mandatario, por alguna persona o personaje que sin tapujos recibiera el espaldarazo del Ejecutivo a favor de una persona a tan temprana hora.

Los mexicanos aún no acaban de digerir los resultados de los comicios del 06 de junio, se preparan para la Consulta Popular del 01 de agosto y, luego, el siguiente proceso electoral que, en algunos estados, se llevarán a efecto el año 2022 y, luego la víspera de proceso electoral para elegir a un nuevo presidente de la republica a partir del 2023 y culminar con la elección del 2024.

Indudablemente, la cercanía del Presidente Andrés Manuel López Obrador, con la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, es muy estrecha y quizás los méritos que tenga como activista en MORENA y su trascendencia dentro de la dependencia que dirige pudiera estar muy ligada en paralelo a la aportación que genera al país.

Definitivamente el anuncio de Andrés Manuel para que, la secretaria Nahle, se incorpore a la lista de precandidatos a la Presidencia, empezó a revolotear las suspicacias y generó entuertos e incertidumbre en los otros suspirantes que vieron alejarse los méritos y el camino andado, debitándose ante la gran decisión del número 1 en la selección de los precandidatos a sucederlo, ni Marcelo ni Claudia, por el momento, ya no están en la mente del gobernante.

Y destaca más la devaluación de los dos más importantes precandidatos, según las posibilidades al día de hoy, es decir Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaun, ambos en el ojo del huracán ante las adversidades provocada por la Línea 12 del metro de CDMX y el COVID-19, el desabasto de medicamentos, el retraso en el suministro de vacunas, entre otros problemillas que los baja, súbitamente, del liderato en las preferencias electorales del Presidente.

Obviamente López Obrador, sube las posibilidades para los otros aspirantes para la precandidatura por MORENA y los embajadores los de México en Estados Unidos, Esteban Moctezuma y en la ONU Juan Ramón de la Fuente, así como la Titular de Economía Tatiana Clouthier, adquieren lo que vulgarmente se conoce como “jiribilla”.

Rocío Nalhe, de origen zacatecano, si bien no lograra posicionarse como precandidata a la presidencia de la republica ante los trabucos que quedan en la lista de prospectos, al día de hoy, en la mente del Presidente, bien podría recuperar la posición numero uno para la gubernatura de Veracruz, deseo muy particular que dicen que la Secretaria de Energía acaricia, quiere y guarda celosamente., desde que desarrollaba su vida profesional en la ciudad de Coatzacoalcos.

Esta suposición vendría a enrarecer el ambiente político para el candidato natural y numero 1 al Gobierno de Veracruz, Ricardo Ahued Bardahuil, ya que tendría que compartir preferencias y su otrora suplente en el senado y amiga personal, sería su contrincante en la búsqueda de la candidatura al Gobierno de Veracruz.

Y si esto no se diera, la Secretaria de Energía, Rocío Nahle, bien podría regresar a su ciudad y estado natal para contender, en su momento, por la gubernatura de Zacatecas, digo, la catapulta que le dio el Presidente López Obrador la mantiene firme y con tres magnificas suposiciones, en la cual, una de ellas la puede convertir en gobernadora a presidenta de este país. ¿Qué tal?

Suburbio 1

Lávese las manos, guarde sana distancia, evite aglomeraciones, lávese las manos, no salga, el covid está aquí, carajo cuídese.

fl.carranco@gmail.co

Dejar respuesta