FELIPE DE JESÚS FERNÁNDEZ BASILIO.- En estos últimos días hemos visto una verdadera persecución de Estado en contra del fiscal General del Estado, oficialmente todavía lo es, y de muchos de sus colaboradores, quienes están siendo cazados por ahora mismo por la fiscalía que hasta hace algunas semanas todavía dirigían.

Y esta persecución se origina en el gobierno del estado, el cual aparte de copar con personajes de dudosa capacidad a la fiscalía ya que desde la encargada espuria del despacho del fiscal hasta los cargos que ha repartido igualmente de forma espuria hay la duda de que si quiera conozcan el trabajo de la institución y parte de ello no hay que olvidar que su encargo proviene de un órgano no facultado para otorgárselo (la comisión permanente de la legislatura) y que por lo mismo lo que vemos que acontece en esa dependencia es lo que se conoce como una situación de facto más no de jure, ya que en los hechos funcionarios y amigos de algunos secretarios de gobierno del estado ocupan y dirigen una institución que es autónoma valiéndose de la fuerza estatal pero sin tener el uso de esas atribuciones ningún origen en el derecho.

Lo anterior es importante recordarlo porque valiéndose de esa institución de la cual se apoderaron violentando el orden legal ahora, para finalizar su jugada, han solicitado órdenes de aprehensión en contra del fiscal general, el fiscal anticorrupción y de algunos otros altos mandos de dicha institución, ya que según dicen cometieron delitos muy graves que tienen que ser perseguidos de forma inmediata y que la sociedad está muy interesada en que esos crímenes queden esclarecidos y que mientras estaban a cargo los hoy perseguidos, todo estaba oculto.

Y esta campaña la han lanzado evocando un dicho popular que dice que “Los carniceros de hoy serán las reses del mañana”, haciendo la analogía con el hecho de que esos personajes que antes persiguieron encarnizadamente a funcionarios públicos del gobierno que les precedió, ahora son perseguidos y van a caer debido a las persecuciones que cuando estaban encumbrados llevaron a cabo; es decir Winckler es como Robespierre, aquel legendario personaje de la revolución francesa que instauró el régimen del terror mandando a la guillotina a muchísimas personas y que al final él mismo fue guillotinado.

Mas esa persecución que aparenta ser necesaria y hasta legal oculta varias cosas, las cuales por lo menos deben de servir para reflexionar:

En primer lugar hay que considerar que el descabezamiento de facto de la fiscalía ocurrió en virtud de un acto fuera de la ley y por lo tanto quienes se vieron afectados por el mismo tienen la opción de regresar a sus cargos vía los tribunales, resoluciones que generalmente llevan un tiempo pero que de darse echarían abajo la maniobra orquestada por el gobierno del estado y por lo mismo es necesario iniciar procedimientos penales con urgencia y con una velocidad inusitada para así evitar que dichos funcionarios retomen su cargo una vez que ganen en los tribunales.

También hay que fijarse en que la supuesta procuración de justicia y por ende la aplicación del dicho de las reses del mañana se basa en vengar los enjuiciamientos hechos en contra de funcionarios de Javier Duarte, es decir ni siquiera de militantes del actual partido en el gobierno, lo cual  descubre otra fachada falsa por parte del gobierno del estado, ya que lo que realmente se busca es dar carpetazo a los infames crímenes cometidos en la docena trágica veracruzana y así desviar la atención con estas maniobras supuestamente legales.

Y así tenemos que se va preparando el camino no solo para que Duarte salga de la cárcel sino para que todos los que fueron sus colaboradores queden libres de todo proceso iniciado en su contra y de ahí viene el cuento de que en la fiscalía se obtuvieron pruebas de manera ilegal para inculparlos y así en su momento establecer como verdad histórica que esos exfuncionarios quizá fueron criminales pero que no se les pudo hacer nada porque fueron acusados con pruebas ilegales.

Y ya que estamos hablando de Duarte, llama la atención el que siendo un preso tiene espacios mediáticos para comunicarse desde el lugar en el que está recluido ya que usa activamente el twitter, publica columnas en medios escritos y hasta resulta que es una estrella más del canal de las estrellas y hace todo eso cuando legalmente no debiera de poder hacerlo, mientras que otros presos de ninguna manera tienen permitido hacerlo, ejemplo de ello es el empresario Zhenli Ye Gon a quien hace unos pocos días una televisora nacional solicitó permiso para realizarle una entrevista en el reclusorio y éste le fue negado aduciendo las autoridades que si esa persona era expuesta en su condición a los medios se vulneraría su presunción de inocencia y me pregunto ¿No pasa lo mismo con Duarte de Ochoa?

Y la respuesta es no, porque precisamente Duarte es parte del circo que el gobierno está montando para justificar el no concluir los procedimientos ya iniciados en contra de quien ahora se sospecha que les fue de mucha ayuda para ganar las elecciones de la forma en que lo hicieron y así mismo este personaje es la punta de lanza para iniciar otra cacería a nivel nacional de la que hablaremos en otro momento.

Y por último estoy seguro que muchos ciudadanos agradecerían que sus asuntos que se encuentran radicados en la fiscalía fueran atendidos con al menos la quinta parte de la celeridad con la que se están llevando los que el gobierno inició en contra de Winckler y sus secuaces, ya que para el ciudadano común la fiscalía es un tormento que dura años y eso se puede ver con tantas y tantas carpetas que llevan años sin poder ser conocidas por un juez de control.

En fin, estas son algunas reflexiones que quedan para analizar respecto de la cacería de brujas que se está llevando a cabo en este momento en contra de los altos funcionarios de la fiscalía general del estado los que, si bien no son una perita en dulce ya que de hecho la fiscalía no mejoró en nada durante su gestión, tampoco son lo criminales que dicen que son y lo más importante de todo esto es que se les persigue tanto para consumar un hecho ilegal así como para justificar el pago de favores políticos, lo cual lo veremos con el paso del tiempo.

felfebas@gmail.com

Twitter: @FelipeFBasilio

Dejar respuesta